Además del diseño, el material o la forma del sobre, también puedes elegir una mesa extensible por sus sistema de apertura. Descubre cuáles son

 

Las mesas de comedor extensibles son un mueble imprescindible para sacarle el máximo partido al espacio, pero también en aquellas en las que es necesario más sitio del habitual para dar cabida a todos los comensales. Además de otros elementos que las diferencian, como sus materiales, la disposición de sus patas o la forma de la superficie –cuadrada, rectangular, ovalada o redonda– también están condicionadas por su sistema de apertura. Te contamos cuáles son los más habituales.

 

Mesas de comedor extensible con sistema de apertura de manivela

 

Es el más antiguo de todos. Procede de la época victoriana de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Se compone de una manivela con un husillo y un tornillo que se va girando, lo que hace que toda la mesa se vaya abriendo poco a poco, patas incluidas. Son típicas en mesas de comedor extensibles clásicas y con diseños tradicionales fabricadas en maderas nobles.

El sistema de apertura con manivela destaca por la gran estabilidad que proporciona a la mesa, tanto cuando está abierta como cuando está cerrada. El único inconveniente que presenta es que hay que tener espacio para almacenar las piezas extensibles cuando está cerrada, ya que, a diferencia de otras, son piezas independientes.

 

 

Mesas de comedor extensible con sistema de apertura de piano

 

En estas mesas, la superficie o sobre se levanta como una tapa de piano, donde van guardados los extensibles para hacerla más grande cuando convenga. Para sujetar la tapa y extraer las piezas con comodidad, la mesa viene dotada con una muleta para mayor seguridad. Después, los extensibles van colocados a cada uno de los lados. Es uno de los sistemas menos conocidos.

 

Mesas de comedor extensibles con sistema de apertura de libro

Es el más tradicional y se le llama así porque se abre al igual que un libro. Hay de dos tipos: 

 

 

Abiertas al centro o a un lado

Uno de los lados de la mesa se separa del otro y, en el espacio que queda, van guardados los extensibles, almacenados a modo de libro. Se elevan a la superficie y se abren. Después se encajan todas las piezas. Algunas ofrecen la opción de colocar varios extensibles.

 

A modo de consola

La tapa superior, formada por el sobre cerrado a modo de libro, se desplaza sobre la estructura hacia el centro de la mesa. Después, el libro se abre quedando sobre la estructura. Ideal para estancias en las que la mesa de comedor se utiliza esporádicamente.

 

 

Mesas de comedor extensibles de alas o petaca

En este caso, los extensibles van a cada uno de los lados de la mesa de comedor, a modo de cajón. Las piezas extensibles, en una posición inferior, se colocan a la misma altura que el resto del sobre cuando se abren. Después, con un ligero movimiento hacia abajo, volverán a su posición inicial.

 

 

Mesas de comedor extensibles con guías telescópicas.

 

Este tipo de mesas de comedor son las que se van abriendo como un telescopio y desplazándose por tramos. Hay modelos de consolas que se convierten en mesas de comedor con espacio hasta para 10 comensales gracias a este sistema de apertura con guías telescópicas.

 

 

Mesa de comedor extensible con alas abatibles

También características por ocupar muy poco espacio, esta es su gran ventaja. Pueden abrirse las dos alas o solo una, ya que están diseñadas para tener estabilidad.

 

 

 

Mesa de comedor extensible con sistema de apertura expansible

 

Es uno de los más novedosos y combina el sistema de apertura de libro con el desplazamiento de las piezas. Este sistema de apertura se basa en el movimiento geométrico de las tapas, que se abren en diagonal. Esto deja espacio para que se abran 3 piezas extensibles a modo de libro, haciéndola mucho más grande. Si quieres saber más sobre este sistema de apertura, te lo contamos.

 

Pin It on Pinterest